Si algo he aprendido de la Industria 4.0 es que su adopción no es ni tan sencilla ni tan rápida como un simple chasquido de dedos.

Todo proceso complejo como este conlleva un tiempo y un esfuerzo significativos que hay que tener en cuenta. 

Lo que sí que es cierto es que el camino es tanto o más satisfactorio que la llegada a la meta. 

Hoy te cuento cómo es este camino y qué paradas son las que te vas a encontrar. Mi consejo es que cuando empieces, trates de disfrutar del viaje, te aseguro que vale la pena.  

¿Te apetece conocerlo a fondo?

¡Dale al play!