El otro día estaba en una fábrica analizando el proceso de producción de la misma. En un momento dado, vi a un maquinista parado delante de una máquina, me acerqué y le pregunté qué estaba haciendo. Me contestó que estaba esperando a recibir la orden de trabajo para poder empezar a preparar la máquina para producir. En ese momento, le pregunté al gerente si me podía decir cuál era el índice de producción de aquella máquina… ¡Gran pregunta! Me contestó enseguida.

El índice de eficiencia de la producción (el OEE – Overall Equipment Effectiveness) es un indicador que nos sirve para saber el rendimiento de nuestro sistema de producción, y los elementos que lo componen. Gracias a este índice se pueden priorizar mejor las órdenes de trabajo y saber cuánto tardaremos en producirlas.

Este índice se calcula en base a tres índices más:

✔ La 𝐝𝐢𝐬𝐩𝐨𝐧𝐢𝐛𝐢𝐥𝐢𝐝𝐚𝐝: Qué porcentaje del tiempo disponible está funcionando la máquina. 

✔ La 𝐜𝐚𝐥𝐢𝐝𝐚𝐝: Qué porcentaje de la producción es buena y lista para pasar a la siguiente fase. 

✔ El 𝐫𝐞𝐧𝐝𝐢𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨: A qué velocidad va la máquina respecto a su potencial máximo. 

Las fábricas acostumbran a tener unos índices de producción del 30%, ¡bajísimo!, pero podría ser relativamente fácil pasar al 60%+- poniendo el foco en todos los procesos del área de producción, desde la gestión de las órdenes de trabajo (sistema MES) al SCADA y los PLC/HMI. Y sobre todo, poniendo el foco en cómo mejorar cada uno de los índices que lo conforman: la disponibilidad, la calidad y el rendimiento.