¿Y si os dijera que crear un servidor virtual es más fácil que montar en bicicleta? Sí, lo sé, pensaréis que me estoy quedando con vosotros, pero os aseguro que al final de este post me acabaréis dando la razón, y las gracias. ¿Empezamos?

Hemos hablado más de una vez de las maravillas del 𝐂𝐥𝐨𝐮𝐝 𝐂𝐨𝐦𝐩𝐮𝐭𝐢𝐧𝐠. Hoy hablaremos del 𝐈𝐚𝐚𝐒, la infraestructura como servicio en la nube, y de lo fácil y rápido que es poner en marcha un servidor virtual a medida. 

Raramente nos hacen falta dos servidores iguales. Desde la localización, pasando por la potencia de proceso o la dimensión del almacenamiento. Todos estos parámetros y muchas más opciones se pueden personalizar al crear el servidor que te hace falta. ¿Lo mejor de todo? Listo en breves minutos, pagas según lo que pides y según lo que uses.

Veréis que en menos de 15 minutos está hecho. Aquí os dejo una demostración apta para todos los públicos.